Tintes Naturales - Anilinas Montblanc

Teñir telas con tintes naturales
¿Sabías que puedes teñir a partir de pigmentos naturales u orgánicos? Los tintes naturales se extraen de plantas, insectos y minerales que, por sus características químicas, tienen la virtud de teñir fibras naturales como algodón, yute, lana, cáñamo y seda.
Estos pigmentos, colores y los tintes extraídos de plantas transmiten naturalidad, favoreciendo todos los tonos de piel con la armonía de sus infinitas combinaciones.
Según el sitio digital, Slow Fashion, los arqueólogos han hallado evidencia de colorantes textiles del periodo Neolítico. En la China, por ejemplo, los colorantes naturales vienen utilizándose en textiles ya desde hace más de 5.000 años mientras que, hasta la segunda mitad del siglo XIX, todos los colorantes empleados para teñir los tejidos eran de origen natural-orgánica.
 
El regreso de lo orgánico
Desde principios del siglo XXI, el mercado de los tintes naturales en la industria de la moda experimenta un resurgimiento. Los consumidores se han vuelto más conscientes por su salud y existe una demanda creciente de productos que utilicen tintes sostenibles.
¿Con qué puedo teñir?
Piel de cebolla - Hojas y tallos de zanahoria - Cáscara de palta – Hojas de apio – Repollo morado – Betarraga – Arándanos -  Bolsas de té – Flores – Uvas – Cúrcuma – Hojas de menta – Frambuesas – Zapallo - Cerezas - Semillas - Aliños.
 
El paso a paso para teñir
Según Nadege Seguin, fundadora de Etikology Organic Fashion, para teñir de forma orgánica se requiere remojar el material que contiene los pigmentos en agua, añadiendo el material textil a teñir a la solución resultante y calentando la solución a fuego lento durante un periodo prolongado, teniendo especial cuidado a la dureza y al ph del agua y de la solución que estamos preparando.
A menudo se mide en días o incluso semanas, revolviendo ocasionalmente hasta que el color se haya transferido de manera uniforme a los textiles.
Finalmente, para lavar la prenda, se debe tratar la tela de igual manera que la seda o lana, aconsejándose el lavado a mano con agua fría para un mayor cuidado, aunque también se puede lavar en lavadora con colores similares a temperatura baja y un programa de lana o lavado delicado. Como consejo, utilizar jabones de PH suave, y lo más importante, seca a la sombra. Así se conseguirán colores vivos y brillantes para mucho tiempo.

Suscríbete