75 Años Montblanc - Anilinas Montblanc

Aniversario Montblanc: “75 años de vida es un gran orgullo para nosotros y eso se lo debemos al trabajo dedicado de nuestra colaboradores y al cariño de nuestros clientes”

Felipe Westendarp - Gerente General Anilinas Montblanc

Todo comienza en el año 1915, cuando el joven inmigrante Alemán, Juan Reutter, instala una droguería en Santiago de Chile, con el objetivo de importar materias primas y productos farmacéuticos para la distribución en farmacias, hospitales y laboratorios del país.

Luego de su muerte, lo suceden sus hijos, quienes dieron un nuevo impulso al negocio con el desarrollo de las anilinas para el teñido de ropa. Este producto era traído desde Suiza, y se comenzó a envasar en Chile, en la clásica y reconocida cajita dorada.

Así comenzó la historia de esta empresa familiar, que en este mes de noviembre celebra 75 años de trayectoria, y que a pesar de las dificultades que enfrenta el país y el mundo, a raíz de la crisis sanitaria, el avance los procesos tecnológicos y la evolución inminente y veloz de la industria, Montblanc continua ofreciendo  sus productos a un público que se ha mantenido fiel a lo largo de los años.

¿Cómo se logra esto? El gerente general de Montblanc, Felipe Westendarp, nos cuenta cómo la empresa se ha mantenido a la vanguardia y en la mejora continua, entre otros aspectos, gracias a los colaboradores competentes con quienes trabajan para entregar aún más valor a su labor y a quienes los han seguido por más de 70 años: sus fieles clientes y proveedores.

 

¿Cómo se logra mantener una marca durante tantos años y continuar siendo querido y elegido por el público?

El componente más importante ha sido como vibramos y lo que nos gusta hacer, lo que hacemos. Amamos el color y somos muy creativos en el cotidiano. Hemos ido construyendo con nuestros clientes una relación de muchos años y eso ha sido gracias a la comunicación y la honestidad con la que todos trabajamos en Montblanc.

Clientes chicos, grandes, emprendedores, a todos los recibimos con los brazos abiertos y de cierta forma nos hacemos socios. Todo el tiempo nos toca ver a mucha gente creativa, emprendedores potentes y muchos artistas que han ido transformando el teñido de renovar prendas en verdaderas acciones de arte.

Desde la estrategia creo que el cuidado por la calidad del producto, la calidad de color y bueno, hoy en día las redes sociales nos permiten poder estar todo el tiempo orientando e incentivando de forma creativa y a su vez, poder reutilizar nuestra ropa o renovar su color para no desecharla y aportar al planeta.

La gran clave es vibrar con lo que hacemos y ser muy creativos para entregar cada vez más valor en la cantidad de cosas que se pueden hacer con las anilinas.

 

¿Notas una evolución del consumidor a lo largo del tiempo? ¿En qué ha cambiado?

Si mucha, es mucho más informado en muchas cosas y en los últimos años, ya tiene mucho más avanzadas y estudiadas las técnicas de teñido. Viene a buscar los productos no solo para probar, sino que bien decididos a lo que van a hacer con ellos.

Por otro lado es más exigente, pero eso nos pasa a todos en realidad. El mundo es tan rápido e inmediato, que lo queremos todo de forma inmediata y muchas veces no se puede, aunque siempre damos lo mejor de nosotros para atenderlos de la mejor manera.

 

Una cualidad de Montblanc y sus colaboradores es la buena relación de la empresa con su público, la que se puede apreciar en los talleres y en la misma atención que entregan, lo que se traduce en un público fiel. En ese sentido ¿es un pilar fundamental para ustedes la cercanía de los consumidores con la empresa?

Es clave, pero en nuestro caso es muy espontaneo y la verdad es que esa cercanía se da por que somos cercanos.  Todos los que trabajamos en Montblanc somos así. 

Nuestros consumidores no pueden ver el interior de la empresa, pero hay muchos que en la dinámica del día a día siempre nos dicen “se nota la cercanía entre ustedes, es como llegar a un lugar conocido”. Somos una empresa familiar en el amplio sentido de la palabra, todos nos sentimos familia y eso se transfiere a los clientes.

 

La crisis sanitaria ha dado paso a diversos desafíos en todas las áreas e industrias, teniendo que fortalecer, entre otros aspectos, las tecnologías ¿Cómo se está preparando Montblanc en esta materia?

La crisis sanitaria ha sido dura, pero antes de pasar a la industria, me gustaría mencionar lo duro que ha sido para nuestro equipo.

 En la oficina hemos sido muy prudentes, desde la segunda semana de marzo comenzamos con 30% de colaboradores con teletrabajo y posterior a eso, tomamos la decisión de que producción y que todo el equipo se quedara en casa. Nos quedamos solo cuatro personas gestionando, principalmente los pedidos, que en la web fueron muchos. Si bien, a raíz de esta modalidad el inventario puede bajar, para nosotros la salud de cada uno es lo mas importante.

Hemos ido avanzando, ningún colaborador transita en transporte público por ejemplo, y las medidas al interior de Montblanc han sido muy cuidadosas. Por la misma razón todavía no atendemos de forma presencial y tenemos el área de teñido cerrada.  Mil disculpas a todos nuestros clientes, pero nuestra salud va primero.

Con respecto al área industrial, muchos fábricas cerraron por un tiempo, y la gran mayoría comenzó a fabricar textiles para el área de salud.  No solo me refiero a mascarillas, en todos los centros de saluda existen uniformes, sábanas, cofias, etc. Ese giro los ayudó mucho a mantenerse.

Con respecto a la tecnología, la verdad es que el avance en Chile es lento. La industria textil ya no es tan grande como era hace décadas. El gran avance tecnológico en las telas es de importaciones.

Esperamos poder aportar en el desarrollo de nuevas tecnologías como proveedores y en particular, representado en Chile a Dystar, marca de canon mundial en insumos y colorantes para muchos soportes.

 

¿Cuáles han sido los principales avances o proyectos de Montblanc durante los últimos años?

Creo que hay dos grandes cosas; la primera es haber logrado cumplir el sueño de crear la Fundación Colorearte, que trabaja a lo largo de Chile en los colegios y apoyando a los profesores de artes y tecnología con herramientas de trabajo colaborativos y espacios artístico visuales.

La verdad que transformar el concurso escolar Colorearte y tener una fundación dedicada a eso, es bien increíble. Por otra parte, tenemos mucho apoyo de grandes colaboradores y amigos, como la Fundación Mustakis y Gasco, entre otros. Este año la Fundación Colorearte organizó la Pre-Bienal WTA (World Textil Art), la cual conectó a artistas de todo el mundo vía streaming y esperamos que pronto podamos hacerla presencial.

Por otro lado nos hemos enfocado de forma profunda en la organización, ya que tenemos una nueva forma de trabajar, muchos menos jerarquizada con mucho trabajo en equipo y entre áreas, y que sin duda es un aporte a la cultura de la organización.

Por lo general se habla poco de esto, pero el trabajo de modernizar al interior de las organizaciones son proyectos titánicos y el fin ultimo, en nuestro caso, es prepararnos para crecer, pero sobre todo, trabajar aún mas felices.

 

¿Algún nuevo proyecto para el futuro que nos puedas comentar?

Vamos a comenzar a aumentar el mix de productos, hay mucha gente que nos ha incentivado a tener Kits de proyectos innovadores y entretenidos y en eso estamos ahora. Junto con eso, ya estamos en los pasos finales para exportar nuestros productos a países hermanos ¡Pero no quiero adelantar mucho más! Pronto los sorprenderemos.

Me gustaría finalizar dando profundas gracias a todos nuestros clientes y colaboradores, 75 años de vida es un gran orgullo para nosotros y eso lo debemos al trabajo dedicado de años y al cariño de nuestros clientes.

Son pocas las empresas que llegan a esta edad y particularmente las Pyme como nosotros. Muchas gracias desde lo más profundo.


Suscríbete